Follow by Email

domingo, 15 de mayo de 2011

Guía para entender al hijo único


¿Tiene usted que lidiar a diario con una hija o hijo único? Aquí la guía -puramente subjetiva, sin fundamento y parcializada- para tratar de entendernos y querernos:

1. No somos egoístas, solamente estamos acostumbrados a no compartir nuestras cosas con nadie. Lo mío es mío, anda tú y cómprate tus cosas.

2. No es que hablemos solos, es que aún después de grandes, tenemos amiguitos imaginarios con quienes conversamos con cierta frecuencia para afianzarles nuestro punto de vista sobre la vida -además nos escuchan callaítos-. Nuestros amigos imaginarios han crecido a la par nuestra y están más enterados de nuestras vidas que los amigos de carne y hueso -obvio-.

3. No es que seamos "autosuficientes", simplemente somos independientes. Raramente pedimos ayuda a otro para hacer nuestras cosas. Entiendan: siempre tuvimos que ingeniárnosla para resolver las cosas por nuestra cuenta. Pero también nos gusta ayudar a los demás a resolverles la vida. Qué curioso chico.

4. Si nos ponemos exigentes, es porque siempre fuimos el centro de atención de nuestra casa y nuestros papás. Con suerte, ya grandecitos, el mundo nos hizo entender que no somos el centro del universo. Y este "egoncentrismo" no es exclusividad del hijo único. Conozco a más de uno (hijo mayor, menor o del medio) con este síndrome. No nos vengan con cuentos.

5. Amigo, amiga, usted que está casado (a) /empatado (a) con un hijo o hija única: Mucho cuidado con su cumpleaños. Nuestro natalicio debe resaltar con luces en todo el calendario.

6. No es que seamos posesivos con nuestros amigos, es que nuestros amigos son como los hermanos que nunca tuvimos y no queremos que nadie nos lo quite. Bueno sí, un poco posesivos la verdad sea dicha.

7. Hacemos lo que queremos hacer. Punto.

8. El hijo único viene en combo con sus papás, a sabiendas de que no comparte esa responsabilidad con más nadie. A veces nos volvemos papás de nuestros papás, y si nos dan muchas alas, nos volvemos jefes en la casa: decidimos cuándo se viaja, cuándo no, para dónde, llevamos al médico a nuestros papás cuando no quieren ir, elegimos el modelo de carro nuevo que se va a comprar, etc.

9. Por lo general, tenemos un corazón grande e infantil en donde cabe un montón de gente. Si algo no nos faltó fue amor y atención en nuestros hogares, y no concebimos las cosas de otra forma, para nuestra absoluta suerte :)

Y con este post no pretendo ni agrandarnos ni victimizarnos, sino explicar la forma de ser del hijo único desde la experiencia de mis amigos hijos únicos y la experiencia de ésta que está aquí uniqueando.

2 comentarios:

  1. Excelente! Me sentí completamente identificada :)

    ResponderEliminar
  2. Completamente cierto, yo tambien me senti bien identificada, se lo pasare a mis amigos para que entiendan por que razon soy tan celosa con ellos.

    ResponderEliminar