Follow by Email

viernes, 21 de enero de 2011

Lo que no te dijeron del invierno: Ropa interior In(fernal)vernal


Pues indudablemente, Tina, Rafa y yo, caímos en el tema del que tanto nos atemoriza hablar. No, no son drogas, no es el acohol, no son los ex, no son las relaciones con nuestros padres, ni el frío. No. Es la ropa interior de invierno. Su "segunda piel" en el frío. La "tierra prometida" del calor. Su armadura contra los ácaros (que es lo único que azota a Montréal, un problemón horroroso).

Es que con ropa interior in(fernal)vernal.... ¿Quién contra usted? Y en serio, ¿quién se va a atrever a hacerle algo si tiene que atravesar 4 capas de ropa para hacerle daño?

Pero miren, Tina y yo somos venezolanas (de hecho los tres somos venezolanos, porque sólo nos juntamos para quejarnos, hablar de "chinazos", "peas", "atajaperros", y "CADIVI") y miren que una que nació en los 80, vino de la cultura del Didijin, del pantalón apretaíto, del jean que saca lo que tiene que sacar y que mete lo que tiene que meter. No importa que "el yin" no te deje respirar mamita, pero tu primero muerta que sin tus pantalones bien forraítos.

¿Cómo hace una que viene así sabrosona -o al menos eso pretende- a ponerse sus pantalones stretch en Montréal? Porque resulta que mientras más apretaítos, más frío, te cuento.

La fulana ropa interior esta, de la que hoy te hablo, es como un traje de buzo de algodón, de lana, o de algun otro material térmico que se pone encima de su ropa interior regular. Pueden costar desde 20 CAD hasta unos 150 CAD dependiendo de cuán exquisita se ponga usted.

Ahora bien, ¿cómo hace una que le gusta verse decente, con una pijama debajo de la ropa normal? Porque déjame actualizarte, NO HAY FORMA de que la ropa interior quede a la misma altura del jean. No. No. Te va a quedar más arriba, llevándote indefectiblemente a sacarte par de cauchitos.

Estoy segura de que el tema de la ropa interior es así en estos países fríos por lo mismo: porque son países FRÍOS. Calcula tu, si hubiese invierno en Venezuela. Ya seríamos el primer país exportador de ropa interior de invierno multifuncional para que te veas bien "mami". Por ejemplo:

1. El Palacio del Blummer tendría su propia línea de ropa interior de invierno: "Panty Candanga"

2. La parte de abajo te traería un bolsillo para esconder el Blackberry de los choros.

3. ... un bolsillo pa'l ticket del Metro. También otro para el pasaje.

4. El "conjuntico" te traería un complemento: un GORRO para cuando nieve, porque ese secado no se mantiene solito. No no.

5. Obviamente, no sabemos cómo, pero SEGURO que la parte de arriba (y capaz la de abajo) traería push-up.

6. The North Face y El Palacio del Blummer tendrían una alianza estratégica para incorporar el poder de la Panty Miranda a los "baselayers" de The North Face. Panza adentro, mamita.

El Guaire se congelaría y todos patinaríamos allí. Habría una cooperativa encargada de palear la nieve de tu casa, pero como es de "un pana" seguro te cobraría menos. Llamaríamos al trabajo "coye Jefe, hoy hace como frío, de pana que tengo cero ganas de ir hoy". Anochecería a las 4:00pm (como aquí) y todas las oficinas públicas cerrarían a esa hora "porque ya es de noche".

2 comentarios:

  1. mujer que bien!!!! y me encanta porque definitivo soy venezolan y me tengo que quejar... ha ha ha ha

    ResponderEliminar