Follow by Email

viernes, 29 de abril de 2011

No vengas tu con tu "seamos amigos"

originalmente publicado en: www.novengastu.com

Estoy segura de que muchos de ustedes –al menos una vez- han pasado por ese incómodo y triste momento en el que la otra o el otro, terminan una relación en la que usted estaba felizmente enamorado o involucrado. “No veo que esto vaya a ninguna parte”, “No estoy seguro”, “Ya todo cambió”, y un sinfín de lugares comunes que han sido de uso casi exclusivo de las rupturas para disfrazar el “ya no te quiero” o el “no me gustas tanto” –en el mejor de los casos-.

Sanseacabó. C’est fini. The End.

Acto seguido, pues para llenar los incómodos silencios, surge el “creo que debemos ser amigos”. Así. Así como un premio de consolación. Como que llegaste de segundo y en vez de llevarte la copa que dice “campeón” te dieron una medallita que dice “mejores amigos”. Como si estuvieses en el colegio y en el “cuadro de honor” arrancaron tu foto, y después la volvieron a pegar con chicle.

Debo confesar que esta actitud nunca la he entendido. ¿Por qué pedir amistad? La amistad no se pide como en Facebook, la amistad surge. Y surge solita, sin que nadie la llame ni la pida. Y no, no sucede a los 5 minutos posteriores de una ruptura, ni al día siguiente, ni a la semana. Surge después de que cada cual ha sanado sus heridas. Podrán pasar meses y hasta años para que los dos “ex” se conviertan en panitas del alma.

Pero al grano. No vengas tú que esa es una actitud muy cómoda – y a veces hasta egoísta-, porque así “como amigos” sigues teniendo lo mejor del otro después de que le rompiste el corazoncito. Porque así sigues teniéndolo en tu vida con las cosas más valiosas, con su inteligencia y su sentido del humor. Porque el “seamos amigos” es querer cambiarlo todo para que nada cambie.

No vengas tú, que los amigos se hacen en la universidad, en un club, en una fiesta, no entre sábanas, ni entre amor.

1 comentario:

  1. Aparte de todo lo que dices, que es acertadísimo, lo más triste del asunto y lo que más arrech... da es que en el 99% de los casos esa persona no sabe lo que la amistad y cuando lo necesitas, como amigo, se escapa. ¡No vengas tu Harry Houdini!

    ResponderEliminar